sábado, 25 de marzo de 2017

Diecisiete días más de esperanza

Y después de cuatro meses llega el prometido ‘siguiente post’, que es este post. Hubiera preferido no demorarme tanto, pero la publicación de mi tesis ha exigido un trabajo extra los fines de semana (que es cuando me suelo dedicar al blog). En cualquier caso retomo el tema donde lo dejé, es decir, analizando el asedio castellano a Vitoria de 1199/1200.

Posible 'ambiente' en lo alto de las defensas de Vitoria.

Antes de seguir leyendo, os recomiendo que refresquéis lo que ya dije en los anteriores posts, aunque puedo resumiros que básicamente consistía en recalcar lo desesperantemente escuetas que son las noticias que nos hablan del asedio, incluso en el caso de nuestra mejor fuente que es el relato de Jiménez de Rada (sin duda el cronista más próximo a los hechos que conocemos). Éste, más allá de contarnos en trazos generales cómo se desarrolló la campaña de ataques castellano-aragoneses, apenas nos dice nada sobre el cerco de Vitoria propiamente dicho; queda claro eso sí que éste fue excepcionalmente largo y que la resistencia fue decidida, pero no se entra en detalles.

Para aquél que aún no lo haya intuido, empezaré señalando que el relato de Jiménez de Rada es el que ha servido como modelo a la mayoría de historiadores que se han hecho eco del asedio de Vitoria hasta prácticamente llegar al siglo XX.

Que me conste, la primera variante que se documenta no aparece hasta finales del siglo XIV en la ‘Crónica General de España’, crónica que debemos a García de Eugui (un eclesiástico próximo a los ambientes cortesanos navarros que llegó a detentar el obispado de Bayona). García de Eugui al final de su relato del asedio añade lo siguiente:

"...dizen algunas canonicas [crónicas] que los de Vitoria, no obstant el mandamiento que tenían del rey don Sancho, después se tubieron XVII dias; en este tiempo, enbiaron sus mensageros por requerir al regno que les acorriesse et quando entraban estos mensageros por los grandes logares de Nabarra, entraban planteando, requerían acorro et desto fazían sus cartas publicas en cada hun lugar..." (transcripción de Carmen Orcástegui, 1978).

De modo que, a decir de Eugui, al parecer pudo ser que -aun cuando ya habían recibido permiso por parte del rey navarro para rendirse- los defensores de la plaza de Vitoria prefirieron seguir resistiendo aún unos días más para ver si los mensajeros que habían mandado a Navarra regresaban con alguna ayuda. Así habrían por lo visto aguantado otros diecisiete días más, hasta que no les quedó más remedio que rendirse definitivamente. Nadie quiso –si esta historia es cierta- venir en su socorro.

Retrato de Rodrigo Jiménez de Rada

Pero, ¿de qué crónicas extrajo Eugui este detalle? Y de haber tenido lugar el suceso, ¿por qué no lo recogió Jiménez de Rada en su relato? Estas son preguntas imposibles de responder, al menos por ahora. Debemos advertir sin embargo que no era extraño entre los cronistas*, aludir a fuentes de dudosa fiabilidad o directamente inexistentes, con el fin de añadir algún detalle apócrifo que reforzase su argumentación o que concediese mayor dramatismo a un episodio como este del asedio que nos ocupa.

Con esto no quiero techar a Eugui por falsario, sólo digo que debemos ser precavidos. En realidad, no tenemos pruebas de peso para desconfiar sin más del obispo baionés, pues de hecho las últimas investigaciones sobre su 'Crónica General de España' apuntan que Eugui en su relato no sigue a Rada directamente, sino que se basa -entre otras referencias- en la "Estoria de los Godos" que es una versión anónima y traducida al romance de la Historia de Rada.

[*] Agradezco sus comentarios a profesor Jon Andoni Fernández de Larrea (UPV/EHU).

10 comentarios:

  1. "...dicen algunas crónicas que los de Vitoria, no obstante al mandamiento que tenían del rey don Sancho, después se tuvieron 17 dias; en este tiempo enviaron sus mensajeros por requerir al reino que les socorriese y cuando entraban estos mensajeros por los grandes lugares de Navarra, entraban planteando, requerían socorro y de esto hacían sus cartas publicas en cada un lugar...".

    Buenas...según he traducido yo. Se sobreentiende que los de Vitoria ( antiguamente llamada " Victoria " )..estuvieron de asedio solamente 17 días.


    ResponderEliminar
  2. De se traducción que usted transcribiste que procede de la obra 'Introducción a la Historia medieval de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya de los textos', de un trabajo de 1979 dirigido por J.A. García de Cortázar. Y que bien corregistes los errores y señalasres en negrita en un post anterior:

    'Después de esto, el noble rey Alfonso, queriendo vengar las injurias del rey de Navarra, congregó con su fiel amigo, el rey de Aragón, un ejército contra Navarra y obtuvieron el Roncal y Aybar, que tocaron al rey de Aragón. Obtuvieron también Insura y Miranda [de Arga], que quedaron en poder del noble rey. Y así ambos reyes, realizadas algunas devastaciones, volvieron a sus tierras.

    De nuevo, sin embargo, el rey de Castilla, Alfonso el Noble, empezó a invadir Ibida [hoy condado de Treviño] y Álava y combatió durante un largo asedio Vitoria. Mientras tanto, Sancho, rey de Navarra, fuerte y vigoroso, valeroso en las armas, pero obstinado en sus propósitos, abandonando el reino a su suerte, se marchó a tierras de los árabes con pocos magnates, compañeros de emigración, y, viviendo entre ellos durante algún tiempo, esperó la vuelta de emisarios que había enviado al Miramamolín ultramarino. Y habiendo éstos traído dinero y regalos al rey, sin embargo, distraído de su causa, continuó recorriendo las ciudades de los árabes, morando en su tierra.

    Al mismo tiempo, los sitiados de Vitoria, fatigados por las luchas y trabajos y extenuados por la falta de víveres, vinieron a situación de tener que entregarse. El venerable García, obispo de Pamplona, cuidando generosamente de su libertad, como comprendiese el peligro del hambre, se fue apresuradamente al rey Sancho en tierra de los árabes, con uno de los sitiados, y expuesta la realidad de las cosas, obtuvo del rey que se entregase Vitoria al de Castilla. Volvió en el tiempo marcado con aquel caballero que habían enviado los sitiados de Vitoria y expuso la orden de Sancho de que se entregase Vitoria al rey de Castilla. Obtuvo de este modo el noble rey Alfonso, Vitoria, Ibida, Alava y Guipúzcoa con sus plazas y castillos, excepto Treviño, que en trueque de Inzura le fue después dado. Dio también del mismo modo Miranda [de Arga] por Portilla. Adquirió San Sebastián, Fuenterrabía, Beloaga [valle de Oyarzun], Zaitegui, Aizcorroz [Arlabán], Arlucea, Arzorocia, Vitoria la Vieja, Marañón, Ausa [Elosu], Ataun, Irurita y San Vicente [de Arana]. Ciertamente, el rey de Navarra volvió cargado de regalos del Agareno, pero despojado de todo lo dicho y del honor'.

    ResponderEliminar
  3. En este segundo texto, no aparecen la cantidad de los días o de los meses de asedio...por tanto en principio ( si no hay otros textos que contradigan y se verificasen ) serían 17 días de asedio.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. De se traducción que usted transcribiste que procede de la obra 'Introducción a la Historia medieval de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya de los textos', de un trabajo de 1979 dirigido por J.A. García de Cortázar. Y que bien corregistes los errores y señalasres en negrita en un post anterior:

    'Después de esto, el noble rey Alfonso, queriendo vengar las injurias del rey de Navarra, congregó con su fiel amigo, el rey de Aragón, un ejército contra Navarra y obtuvieron el Roncal y Aybar, que tocaron al rey de Aragón. Obtuvieron también Insura y Miranda [de Arga], que quedaron en poder del noble rey. Y así ambos reyes, realizadas algunas devastaciones, volvieron a sus tierras.

    De nuevo, sin embargo, el rey de Castilla, Alfonso el Noble, empezó a invadir Ibida [hoy condado de Treviño] y Álava y combatió durante un largo asedio Vitoria. Mientras tanto, Sancho, rey de Navarra, fuerte y vigoroso, valeroso en las armas, pero obstinado en sus propósitos, abandonando el reino a su suerte, se marchó a tierras de los árabes con pocos magnates, compañeros de emigración, y, viviendo entre ellos durante algún tiempo, esperó la vuelta de emisarios que había enviado al Miramamolín ultramarino. Y habiendo éstos traído dinero y regalos al rey, sin embargo, distraído de su causa, continuó recorriendo las ciudades de los árabes, morando en su tierra.

    Al mismo tiempo, los sitiados de Vitoria, fatigados por las luchas y trabajos y extenuados por la falta de víveres, vinieron a situación de tener que entregarse. El venerable García, obispo de Pamplona, cuidando generosamente de su libertad, como comprendiese el peligro del hambre, se fue apresuradamente al rey Sancho en tierra de los árabes, con uno de los sitiados, y expuesta la realidad de las cosas, obtuvo del rey que se entregase Vitoria al de Castilla. Volvió en el tiempo marcado con aquel caballero que habían enviado los sitiados de Vitoria y expuso la orden de Sancho de que se entregase Vitoria al rey de Castilla. Obtuvo de este modo el noble rey Alfonso, Vitoria, Ibida, Alava y Guipúzcoa con sus plazas y castillos, excepto Treviño, que en trueque de Inzura le fue después dado. Dio también del mismo modo Miranda [de Arga] por Portilla. Adquirió San Sebastián, Fuenterrabía, Beloaga [valle de Oyarzun], Zaitegui, Aizcorroz [Arlabán], Arlucea, Arzorocia, Vitoria la Vieja, Marañón, Ausa [Elosu], Ataun, Irurita y San Vicente [de Arana]. Ciertamente, el rey de Navarra volvió cargado de regalos del Agareno, pero despojado de todo lo dicho y del honor'.

    ResponderEliminar
  6. Serían 8 meses aproximadamente del año 1199...y 17 días mas de asedio del año 1200. Al capitular Victoria ante el rey de Castilla " El Noble "... Ya que el rey Sancho el Fuerte no les vino en socorro.

    ResponderEliminar
  7. Serían 8 meses aproximadamente del año 1199...y 17 días mas de asedio del año 1200. Al capitular Victoria ante el rey de Castilla " El Noble "... Ya que el rey Sancho el Fuerte no les vino en socorro.

    ResponderEliminar
  8. Sería el rey moro/ Agareno:

    Muhámmad an-Násir (m. 1213) (del árabe الناصر لدين الله محمد بن المنصور al-nāṣir li-dīn allah muḥammad ben al-manṣūr) fue el cuarto califa de la dinastía almohade. El califa era conocido con el sobrenombre de Miramamolín en tierras cristianas, deformación del título árabe Amir al-Mu'minin o Príncipe de los Creyentes.

    El rey Agareno ...Miranamolín ultramarino ( de las zonas de ultramar ).

    Califa almohade 1199-1213.

    Sería pues a conocer a este nuevo Califa almohade en 1199..para amistarse con él...se fué Sancho " el Fuerte " .
    Año de 1199 que aprovecharía la ausencia el rey de Castilla para atacar el reino de Navarra.

    ResponderEliminar
  9. Sería el rey moro/ Agareno:

    Muhámmad an-Násir (m. 1213) (del árabe الناصر لدين الله محمد بن المنصور al-nāṣir li-dīn allah muḥammad ben al-manṣūr) fue el cuarto califa de la dinastía almohade. El califa era conocido con el sobrenombre de Miramamolín en tierras cristianas, deformación del título árabe Amir al-Mu'minin o Príncipe de los Creyentes.

    El rey Agareno ...Miranamolín ultramarino ( de las zonas de ultramar ).

    Califa almohade 1199-1213.

    Sería pues a conocer a este nuevo Califa almohade en 1199..para amistarse con él...se fué Sancho " el Fuerte " .
    Año de 1199 que aprovecharía la ausencia el rey de Castilla para atacar el reino de Navarra.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por sus comentarios, misterioso Caballero Carmesí. En los próximos post del blog seguiré con el tema y de hecho, comentar alguno de los textos que usted adjunta. Un saludo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...